Instalación de pararrayos
Santo Domingo de Heredia, Costa Rica
+506 4000 0646 / 800 RAYOS NO

SERVICIOS PARA LAS ZONAS RESIDENCIALES
Nuestros servicios incluyen el análisis previo a la instalación, instalación, soporte y mantenimiento de todos nuestros equipos, así como la cobertura y una amplia garantía internacional que respalda la instalación de los mismos.

Brindamos la más alta e innovadora tecnología, para la protección contra descargas atmosféricas (rayos), una de las principales causas de daños a personas, animales e infraestructura, que representan millones de dólares en pérdidas monetarias y vidas humanas.


ANÁLISIS PREVIOS A LA INSTALACIÓN

El proceso normal de análisis en el caso de edificios altos con estructura metálica, y en concreto zonas residenciales, consiste en la visita de un ingeniero o analista de riesgos, quien realiza un estudio orientado a definir la configuración técnica para la instalación del sistema RAYOS-NO.

A partir de los resultados obtenidos del estudio efectuado en las visitas de campo realizadas al área afectada, se brindará un informe en el cual se darán las recomendaciones técnicas para la prevención, priorizando la protección contra rayos directos en la zona, además de proponer mejoras, a los sistemas de puesta a tierra, equipotencializaciones y protecciones contra las sobretensiones transitorias, en caso de ser necesarias; esto para reducir las afectaciones a los equipos producto de los rayos generados fuera del área de cobertura.

En definitiva, se busca mejorar la seguridad de riesgos eléctricos en las instalaciones, reducir costes de reparaciones y minimizar los daños a personas, animales e infraestructura a causa del rayo.


POR QUÉ ADQUIRIR RAYOS-NO?

Cuide de lo más importante y evite accidentes.

Durante la descarga de un rayo (entre 1,000 y 400,000 amperios en promedio) la corriente utiliza todas las estructuras metálicas como conductor para circular por ellas y llegar a disiparse en la toma de tierra, durante la descarga del rayo, todos los elementos expuestos padecerán una circulación de electrones o ionización y un aumento de la temperatura, proporcionales a la intensidad del rayo y el tiempo que tarde la corriente en disiparse en tierra.

Los sistemas tradicionales de protección del rayo (pararrayos tipo Franklin o de cebado), no están adaptados a las repercusiones del cambio climático y el aumento de la actividad eléctrica en la atmósfera. Por consiguiente la generación de nubes de tormentas y la actividad de rayos a tierra cada vez son más destructivos.

Debido a esto, el Sistema de Protección RAYOS-NO, quien inhibe la formación de rayos, es el único sistema seguro y adecuado para cualquier instalación en zonas residenciales.

Translate »